Revista especializada en Aquitectura e Ingeniería

Arquitectura

La arquitectura ecléctica se reinventa en Santa Cruz

La emigración de la población del interior y exterior del país provoca una mezcla de culturas y tradiciones, donde la gente es el reflejo de su ciudad y la ciudad la hacen sus edificaciones.

El eclecticismo, término que proviene del griego eklego y significa escoger, fue el resultado de un proceso que se inicia con el fin de la hegemonía del Neoclasicismo, es la variedad frente a lo único y universal. El estilo se manifestó en Occidente entre 1860 y finales de los años 1920, en el que un arquitecto adquiere la total libertad de acción para abordar su proyecto y ello le lleva a tomar elementos de origen diverso y plasmarlos en un solo edificio.

El eclecticismo se caracteriza por su énfasis morfológico, fundamentalmente fachadista. Se impone entre la élite cruceña gracias al intercambio comercial del auge gomero. “El Hospital San Juan de Dios, en dos de sus pabellones propios a la época, luego el Colegio Nacional Florida y la capilla de los Huérfanos de la Manuel Ignacio Salvatierra, son ejemplos que la mayoría desconocemos en cuanto a su dimensión histórica-arquitectónica”, indica el arquitecto Daniel Rodríguez, docente en la carrera de Arquitectura, Moda y Diseño de la Universidad de Aquino Bolivia (Udabol).

Para la arquitecta urbanista Moira Sandagorda, el eclecticismo se emplea en la administración pública, salud, educación y en algún tipo de viviendas. “La Casa de José Lino Tórrez (actual Club Social 1908-1917), Casa de Gobierno, Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, Iglesia Jesús Nazareno y el edificio de la Alcaldía Municipal de Santa Cruz, son un ejemplo claro”, señala.

Tendencia al monumentalismo

Un carácter destacado del eclecticismo es su tendencia al monumentalismo, término que según el Diccionario clásico de arquitectura y bellas artes significa «afición a las construcciones monumentales”, es una tendencia limitada, el movimiento económico que había en Santa Cruz a finales del Siglo XIX, no era el mismo que existía donde se levantaron las mansiones de Simón Patiño o el Castillo de La Glorieta, por citar algunos.

El eclecticismo ha cambiado en el tiempo y ahora podemos hablar de un movimiento post-ecléctico. “Hay una vivienda comercio en la avenida Cañoto, frente a la Caja Petrolera, también los dos conocidos castillos: uno por el barrio Magisterio en el Cuarto Anillo y el otro sobre la avenida Paurito en el Plan 3.000, en espíritu son eclécticos, en efecto exuberantemente fantasiosos, sin rigor historicista, con elección de materiales propios al momento actual, expresiones de un lenguaje que podríamos más asociar a los cholets de la llamada arquitectura andina”, afirma Daniel Rodríguez.

Propietarios optan por construcciones eclécticas

Las viviendas construidas en terrenos pueden ser “eclécticas” porque uno de los factores que influye en el diseño es el cliente ya que los propietarios sacan los elementos de diferentes estilos. “El cliente toma decisiones mirando el entorno y solo observa lo que le llama la atención, no cómo funciona en su conjunto o por qué ese elemento se encuentra en el diseño … lo toma porque le gustó o le llamó la atención, y va sacando ideas de una u otras viviendas en la entrevista con el arquitecto y es ahí que nosotros reflejamos sus ideas”, explica Moira Sandagorda.

Las ofertas del mercado en medio del auge de la economía china, sin el rigor historicista del estilo ecléctico, en referencia a la calidad de los materiales importados de Europa (mármol de Carrara o muebles de ébano), son múltiples. “El posicionamiento de una nueva burguesía en el seno de una joven ciudad de acelerado crecimiento, en momentos de consolidación como metrópolis en un mundo en crisis personal, social e institucional, es más un efecto de desestructuración que de construcción de identidad”, analiza Daniel Rodríguez.

En edificios públicos y viviendas

Para el arquitecto Carlos Enrique Capobianco, gerente de la Constructora Horizonte Ltda., en los edificios públicos se puede observar actualmente un tipo de pos-eclecticismo. “En las viviendas individuales y en los condominios existe, pero son una copia de lo que hay en otros países o ciudades como Orlando en Estados Unidos, en cambio en los edificios públicos podemos ver que estas mezclas tienen algo más de originalidad”, afirma.

En cambio para Moira Sandagorda, la mayor parte de arquitectura ecléctica se presenta en viviendas y condominos privados. “El cliente coloca sus premisas de diseños y por influencia de la modernidad y los materiales que no se encuentran en nuestro medio, nace la necesidad de combinar tendencias arquitectónicas, en función de factores económicos como también funcional y estético”, puntualiza.

Las viviendas individuales son el espacio más recurrente a este tipo de tendencia, los condominios privados tienden al supuesto “minimalismo”, más por ahorro de material que por estilo propiamente dicho, y en los edificios públicos, hay una cierta racionalidad de modernismo que perdura, como en la tipología de las Unidades Educativas Municipales.

Influencia de la mano de obra y costos

Los costos son relativos, se podría suponer un mayor costo por cierto nivel de detalle en cuanto a ornamento y material, “Una arquitectura equipada con domótica o con espíritu ecológico puede ser mucho más cara de construir, requiere mano de obra más especializada, pero sin duda que compensa de sobremanera en cuanto a su mantenimiento, habitabilidad e impacto ambiental”, detalla Daniel Rodríguez.

Actualmente se está innovando el tema orgánico, con productos que sean más baratos, flexibles para poderlos reutilizar, pero al mismo tiempo que tengan calidad. “El proyecto de una casa en el Urubó no pueden ser menor a los $us 300.000, porque existe la comparación, cada uno de los propietarios quiere ser mejor que el otro y estos estilos de viviendas utilizan mucho eclecticismo, donde el tema del control de costos no es importante”, concluye Carlos Enrique Capobianco.

Vivimos en un auge del estilo pos-ecléctico, donde se buscan productos económicos para minimizar los costos y garantizar la calidad de construcciones, empleándose para este fin diferentes tipos de tecnologías y una nueva arquitectura ecológica que incide de manera interesante en este sentido.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *