Revista especializada en Aquitectura e Ingeniería

Urbanismo

Hay que empezar a transformar las ciudades en sustentables

Cada ciudad tiene su historia, su gente, su espacio público, y la ciudadanía convive y tolera sus diferencias; surge la interrelación entre los habitantes, el poder y la ciudad, los ideales se forman como se construyen las ciudades y se materializan, se expresan en la conformación de calles, plazas, parques, lugares de encuentro ciudadano y hasta monumentos.

Para hablar de ciudad, aquel espacio urbano con alta densidad de población, en la que predomina el comercio, la industria y los servicios, CIMIENTOS entrevistó a dos arquitectos, Danko Araoz Totón y Claudio Arduz Eguino, ambos analizan el concepto de ciudad y ciudadanía y cómo se relacionan los ciudadanos. Hablan del espacio público, la educación ciudadana, la educación vial y los proyectos que faltan en Santa Cruz. Coinciden que las autoridades de la Alcaldía, antes de desarrollar un plan o proyecto deben consensuar con cada uno de los sectores sociales, no solo promocionando a través de spots publicitarios en medios de comunicación, sino informando y haciéndoles partícipes en el desarrollo y crecimiento de cada lugar que habiten.

Arq. Danko Araoz

El arquitecto Danko Araoz Totón, especialista en Planificación Urbana y Desarrollo Sostenible, sostiene que en los años 30 del movimiento moderno a nivel mundial, para algunos hacer ciudad era solo la parte física y espacial, construir calles, avenidas, edificios bien ubicados, zonas para estudiar, trabajar y hasta divertirse. Luego aparecieron otras corrientes donde observaron a la ciudad como un fenómeno de expresión cultural y económico. Siempre hubo diferentes formas de encarar las urbes porque estas siempre fueron consideradas como el hábitat natural del hombre.

“En la actualidad ya se observa la ciudad como un fenómeno ambiental, ya es un ecosistema artificial, por eso se llama la ecología urbana. Hoy existe un problema muy grande, las ciudades están concentrando casi el 70% de la población mundial desde grandes ciudades (metrópolis) hasta medianas y pequeñas, y éstas no están adecuadas para recibir a tanta población, pues no hay trabajo, no hay lugares dónde vivir, no hay fuentes de cultura, educación, diversión”, enfatiza el profesional.

Araoz manifiesta que hoy los ecologistas y arquitectos afirman que las ciudades son ecosistemas en desequilibrio y que están consumiendo casi el 70% de la energía a nivel mundial, el 70% de los recursos naturales se van a las ciudades y producen el 70% de la basura y contaminación en el planeta.

“Si lo vemos desde el punto de vista ambiental, hoy las ciudades son un problema para el medioambiente, por eso vienen las nuevas corrientes para mejorar las condiciones ambientales del planeta, hay que empezar a transformar las ciudades en sustentables y ecológicas”, puntualiza.

Una visión de ciudad

Arq. Claudio Arduz

A su vez el arquitecto paceño Claudio Enrique Arduz Eguino, docente y consultor con especialidad en Diseño Arquitectónico, asegura que el término ciudad es un fenómeno grande y con definiciones muy complejas, para uno es un espacio económico, para otros es infraestructura física. “Ciudad es una trama de serie de relaciones y vínculos de todo tipo, las personas necesitamos vivir agrupadas porque todos requerimos algo de los demás, por eso todo ese conglomerado hace que conforme la ciudad que conforman los ciudadanos y una infraestructura física”, asegura.

Arduz reconoce que los arquitectos, ingenieros y urbanistas trabajan un poco en la infraestructura física y que es importante que todos deberíamos tener una visión de ciudad, qué es lo que quiero y espero de mi ciudad donde vivo, que tenga buenas aceras, que no haya basura, que sea fácil tomar un transporte público, que también tenga muchas áreas verdes, y que los hijos que asisten a la escuela, no se desplacen grandes distancias.

Cómo tener ciudades ecológicas

El urbanista Araoz plantea reciclar y reutilizar muchos materiales y elementos de la ciudad. “Hay que cambiar la visión de hacer gestión y de hacer ciudad, aquí se consume mucha energía y recursos naturales, hay mucha contaminación. En otros lugares del mundo en vez de hacer botaderos de basura, crean plantas industriales de la basura, entonces llega esta y en vez de enterrarla la reciclan sacando nuevos productos y eso retorna al mercado y al consumo. El agua también escasea cada vez más en el mundo y nosotros la utilizamos, pero todo se va otra vez al alcantarillado y las lagunas de oxidación y al río muy poco. Hay que pensar en reutilizar otra vez para regar los jardines y parques. El transporte es otro gran contaminador y ahora se está buscando hacer un plan sostenible de movilidad urbana por parte del municipio. Si empezamos a desarrollar nuestras edificaciones bioclimáticas, para que se ventilen con aire natural y con plantas, ahorraremos energía. Hoy el 60% de la contaminación de emisión de gases de efecto invernadero de dióxido de carbono es producida por las ciudades y solo estamos contribuyendo al calentamiento global. Entonces hay que cambiar de óptica y ya no ver la ciudad como un fenómeno solo económico, de construcción de obras, o social, hay que tener una visión ambiental y hacer una reingeniería en cuanto a qué tipo de construcciones haremos y cómo administrar la ciudad y sus recursos.

Cuál es el rol de la ciudadanía

“Si las ciudades no trabajan con los ciudadanos, si no lo involucramos a ellos, no hay avances; hay un principio de desarrollo sostenible que tiene tres componentes, el ecológico ambiental, económico y el social. La ciudad no puede planificar y desarrollar proyectos si no coordina con la sociedad, se tiene que empezar a realizar talleres, organizar un foro ciudadano donde todas las representaciones de la sociedad civil sean partícipes”, así responde el arquitecto Araoz.

Menciona que en Santa Cruz algunas plataformas medioambientalistas realizan algunas actividades; pero los protagonistas principales debería ser el municipio cruceño que todavía no ha entrado a ese plan de diseñar con el ciudadano, su visión todavía está en la lógica de ciudad convencional, en ciudades sustentables hay que informar a la ciudadanía, hay que planificar con ellos, porque ahí está justamente la sustentabilidad social, que deberá ser a mediano y largo plazo.

A su vez el arquitecto Arduz, quien también trabajó hace seis años en la alcaldía cruceña, va mucho más allá y recuerda que el gobierno local es el encargado de administrar y gobernar la ciudad y que en Santa Cruz la gente se queja mucho del centralismo del gobierno nacional, pero también la actitud de la alcaldía municipal de acá es muy centralista.

“En cada distrito hay un subalcalde, pero no tiene muchas atribuciones, por ejemplo, si se quiere tramitar un plan de uso de suelo, o hacer aprobar la construcción de una casa se tiene que dirigir a la oficina central, debe haber mayor descentralización para mayor comodidad del ciudadano”, recomienda.

Según Arduz, en el transcurso del tiempo surgieron varios proyectos para la ciudad, pero no fueron tomados en cuenta, porque todo lo que es a mediano y largo plazo, no le interesa a la Alcaldía, importa más a corto plazo por rédito político. “Se hizo un proyecto de incorporación del aeropuerto El Trompillo al área urbana, pero no está en las políticas del municipio por ser a largo plazo”, añadió.

Espacios públicos

Según Araoz, el gobierno municipal ha aumentado la cantidad de parques públicos, porque cuando se realizó el PLOT del 2005 solo teníamos cuatro metros cuadrados de áreas verdes por habitante, la cual es una cifra muy baja pues según las Naciones Unidas nosotros deberíamos tener por lo menos 15 metros cuadrados por habitante, eso es un indicador que deberíamos tener un aire más puro, más espacios para convivir y desestresarse. En este sentido, Santa Cruz al crear varios parques aumentó casi llegando a esta cifra y hay una mejoría.

Sin embargo considera que aún falta arborizar más, “somos más de dos millones y medio de habitantes en la ciudad y necesitamos tres árboles por persona, porque solo tenemos un millón y medio de plantas y deberíamos tener 5 millones”, indica.

Qué proyectos faltan

Hay que continuar apoyando y profundizando el plan de reubicación de los mercados, y los nuevos distribuirlos más equitativamente en la ciudad, cada distrito municipal debería tener su gran centro de abastecimiento para poder llegar más fácilmente. El plan de reordenamiento del transporte público y la movilidad urbana está bien, pero debe tener consenso porque si se lo impone a la fuerza, los micreros hacen huelga y se paraliza la ciudad.

Araoz también señala que se deben crear grandes parques, como el Parque Metropolitano en el río Piraí, en Las Lomas de Arena, y un tercer parque en la zona de Viru Viru, para que la ciudadanía tenga más espacios para disfrutar y convivir.

Por su parte el arquitecto Arduz, explica que otro tema importante es el Plan metropolitano, porque Santa Cruz está interrelacionada con Cotoca, Warnes, La Guardia y Porongo. “Hay mucha gente que trabaja en estos 4 municipios pero que viven aquí, esas personas ingresan al hospital de Santa Cruz, aunque vivan fuera del municipio, por eso hay que verlo integralmente todo”.

En Santa Cruz también se puede hacer red de ciclovías porque es plana y tiene vías anchas, pero la Alcaldía tiene que planificarlo, no creando un caminito a lado del camellón central, sino verlo integralmente y llevar a las bicicletas públicas para disminuir la contaminación ambiental.

Otra recomendación que hace el profesional es trabajar en la planificación participativa, la educación ciudadana y la educación vial. “Todo proyecto de impacto en la ciudad, que se someta a la participación de la gente, es fundamental difundir el plan antes de aplicarlo, que la gente escriba y opine por las redes sociales.

“Hay que crear parques con autos en miniatura para que los niños aprendan a respetar los semáforos de forma didáctica, hay que enseñar y hablar de educación ciudadana y educación vial en el colegio, las universidades, y grupos sociales”.

Para concluir dijo que el tema de ciudad es apasionante, a veces es preferible hacer cosas pequeñas, pero no perder la visión a mediano y largo plazo, la ciudad no solamente la hacemos para nosotros, sino para nuestros hijos y nietos.

0

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *