Saltar al contenido

Covid-19 y crisis sanitaria

Bolivia hasta hoy, no responde a las recomendaciones emitidas por el BID para “gestionar la crisis sanitaria encendida por el Covid-19”, sustentadas en cuatro ejes que deberían ser coordinados entre los tres niveles de gobierno para no alcanzar los niveles de catástrofe a los que vamos en camino.
Ellos son:

Por: Arq. Jhonny Antezana Martínez
  1. Asegurar la gestión coordinada, que muestra falta de capacidad de gestión compartida entre los tres niveles de gobierno, expresa los riesgos sanitarios a los que estamos siendo conducidos en el área de salud.
    No existe “una unidad técnica fuerte y de alto nivel para monitorear metas y plazos, para asignar recursos y organizar las comunicaciones sobre la crisis”, se privilegia instancias políticas como operadores u voceros, que exponen contradicciones e inducen al relajamiento en este proceso de control del aislamiento.
    Los tres niveles gubernamentales juegan irresponsablemente a la política en desmedro de la salud, no se ejecutan recursos oportunos y dimensionados a las necesidades que exigen los responsables médicos y ciudadanos, no se diseña la comunicación e información a la ciudadanía, … se privilegia el mensaje político-partidario!.
  2. Asegurar la comunicación continua y coherente con la ciudadanía, cuya inexistencia, imposibilita construir confianza y fortaleza entre gobierno y ciudadanía. Hay una fragmentación de visiones político-gubernamentales, altísimos niveles de figuración personal, y sobre todo, la falta de plan y estrategia.
  3. No desatender los barrios marginales y áreas rurales, es casi una sentencia emitida desde el contexto internacional hace mucho tiempo, pero desconocido por los políticos y autoridades, quienes al no comprender conceptual y empíricamente la brecha de la desigualdad e inequidad existente, las determinaciones que emiten por uso del lenguaje y conducta van por la vía represiva y no persuasiva, que debería estar basada en la argumentación y convencimiento para favorecer el bien común, es decir en una nueva gobernanza.

No había sido suficiente la sentencia de “Quédate en Casa”, desconociendo las enormes desigualdades sociales en el país y municipio, ello hubiese permitido atender de manera diferente y humana a estas poblaciones, considerando la cantidad de miembros, falta de medios de subsistencia en ingresos diarios, ahorros, alto grado de hacinamiento multifamiliar por vivienda, tamaño y calidad de la vivienda con pequeños cuartos en fila, en los que no existe –siempre- sala, comedor, baños, escritorio … construidos en terrenos sin muros de protección que oscilan entre 200 a 300 m2, es casi …. Una tragedia!!!.

Exigir el “Lavarse las manos”, fue y es una utopía en esas condiciones, cuando el 60% en territorio y población no tiene acceso por redes a agua potable y alcantarillado, por ello es que no se puede exigir ambas condiciones por más apoyos sociales que existan, porque además, … son insuficientes y atemporales.

La marca gubernamental, es la ausencia de planificación, orden, secuencia, cronograma y comunicación de acciones que pueden ser generadoras de explosión social y sanitaria, sino se redimensionan, actualizan y mejoran esos programas sociales de los gobiernos –también- subnacionales con la provisión de infraestructura de saneamiento básico, diseño de un solo programa de comunicación con variedad de canales de información, distribución reajustada y acelerada de paquetes alimentarios que nunca llegaron a los necesitados, evitar presiones y desalojos a familias carentes de vivienda propia, apoyar al sector agrícola-pecuario para evitar la ruptura en la provisión de la cadena alimenticia básica.

  1. Asegurar el acceso y la continuidad de la provisión de servicios públicos esenciales, para garantizar la condición sanitaria de “lavarse las manos” de manera frecuente, se debería dotar de paquetes sanitarios con la dotación de agua para consumo humano de manera gratuita -por lo menos- hasta fin de año mediante cisternas públicas y privadas, dotación de unos 20.000 tanques plástico para agua a las viviendas; distribución de 100.000 jaboncillos y mascarillas para la higiene y protección familiar de manera mensual; un paquete familiar de medicamentos básicos para el tratamiento del Covid-19 en la misma lógica anterior; acceso gratuito a pruebas Lamp que deberían ser provistas por el gobierno local, construcción y habilitación de espacios para fallecidos –cementerios-; incremento de producción de oxígeno; construcción de UTIs en nuestro municipio.

Aún, ……… ¡hay tiempo de hacerlo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.