Saltar al contenido

¿Quién o quiénes deben cuidar el ornato público?

Por Lilian Castillo

Jardineras, basureros, letreros, señalizaciones y otros que son puestos para que las ciudades luzcan ordenadas, organizadas y agradables al paso de los habitantes propios y aquellos que están de paso; tienen poca duración desde su colocado reluciente. Generalmente al poco tiempo de ser estrenados son cambiados en su aspecto, son transformados o violentados como si fueran la causa de algo malo.

¿Y nuestro hogar? ¿Se destrozan en las casas los tapetes, flores, adornos, cuadros y otros que son puestos allí para que sea un sitio acogedor para quienes viven y visitan esos domicilios? La respuesta es suya.

Entonces ¿Por qué se destruye nuestra casa grande? Aquella que transitamos a diario para realizar nuestras labores cotidianas, porque el espacio público es el sitio donde cualquier persona tiene derecho a circular en paz y armonía; mucho mejor si lo que forma parte del ornato está en buenas condiciones.

Seguro es mejor que las cosas no se vayan deteriorando o necesiten reparación por el uso u otro motivo, así tendrían más tiempo de vida y utilidad.

El ornato público debe ser cuidado por los propios ciudadanos, quienes deben estar atentos para dar una reprimenda al infractor, o denunciar a un agente del orden cercano en caso de que el agresor sobrepase su capacidad.

Mucho es el dinero que se destina para la reparación de jardineras, señalizaciones, etc. Bien podría utilizarse ese monto en otra actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas recientes